Hablando de Alta Capacidad

La identificación temprana

La Alta Capacidad tiene un elevado componente genético. Es cierto que los estímulos ambientales son imprescindibles para su desarrollo, que la calidad de los estímulos y su dirección predicen el buen desarrollo, pero el potencial es parte de nuestro ADN.

La atención a la precocidad ha de ser vista como una forma de mantener la salud. Son signos que nos alertan de necesidades especiales que deben ser cubiertas. El seguimiento posterior nos hablará o no de Alta Capacidad, pero tanto en unos casos como en otros se habrá atendido la necesidad.

leer más

La neurociencia soporta un cerebro anatómica y funcionalmente distinto.

El pasado mes de marzo se publicó un artículo titulado “The Gifted Brain” (Dr. N. Tetreault, Dr. J. Haase y S. Duncan) en el que a través de la conducta muy diferente de varios alumnos se daba paso a un resumen de conclusiones de los estudios sobre las diferencias anatómicas y funcionales que juegan un papel crítico en un cerebro superdotado.

La Alta Capacidad es compleja. Afortunadamente cada vez sabemos más sobre el sustrato en el que se asienta. Determinadas formas de comportamiento y el rendimiento no son indicadores fiables de forma aislada. La Alta Capacidad ha de ser abordada de forma integral.

Estos hallazgos, quizá en términos muy técnicos, vienen a explicar comportamientos tan dispares como los del niño que se confunde con hiperactivo o inatento porque no para de mover el lápiz o la pierna y molestar a sus compañeros, el que tiene intereses dispares y le cuesta encontrar puntos en común con sus iguales, el que se sale de la norma y busca resolver los problemas de forma original y divergente, el que acaba rápidamente y el que casi nunca acaba a tiempo sus tareas, el que reta al profesor, el que muestra bajo rendimiento o el alumno perfecto que siempre va más allá de las expectativas del profesor pero cuyo nivel de autoexigencia aboca a la patología.

leer más

El acoso ¿mala voluntad o incompetencia?

Solía pensar que el acoso, en cualquiera de sus formas tenía la voluntad de dañar a otros. Así durante mucho tiempo consideré que los acosadores, y también los consentidores (no es posible el acoso sin ellos) merecían un castigo acorde al daño infligido.

Hoy creo que, aun cuando las acciones de las que cada uno es responsable deben ser seguidas de consecuencias, éstas van más allá de la acción punitiva.

La educación emocional puede frenar la espiral del miedo, la que hace que se dispare la agresión y que se perpetúe la negación o pasividad del sistema frente a situaciones dolorosas.

leer más

El desarrollo del talento y la Inteligencia Emocional

Las sociedades mejoran con las aportaciones de las personas. Y la mejor forma en la que cada uno aporta es desde sus talentos, desde aquello que naturalmente puede hacer bien o en lo que tiene capacidad para brillar. Si la educación es obtener lo mejor de las personas, la identificación del talento es fundamental.

La Inteligencia Emocional abre la puerta a una forma de entender y conocer que permite la convivencia productiva y el desarrollo personal en todos los planos. Conocer mis necesidades, ser receptivo a las de otros, comunicarme, pedir y aceptar, permite que la contribución de cada cual tenga valor para el conjunto.

La Educación Emocional proporciona ese espacio de bienestar en el que el reconocimiento del otro es la base de la aceptación de cada uno, la gestión de conflictos un ejercicio de exploración de oportunidades y la comunicación una fuente de enriquecimiento común.

leer más

Mis emociones ¿me limitan o me ayudan a alcanzar mis metas?

Los procesos de pensamiento, consciente e inconsciente, están mediados por nuestras emociones (emoción y cognición son dos facetas del mismo proceso, el de aprehender la realidad).

A través de la regulación emocional (una de las competencias de la Inteligencia Emocional) podemos modificar nuestra actitud y generar un mayor rendimiento de nuestra aptitud.

Como las creencias, las emociones nos pueden frenar o nos pueden llevar más lejos.

Sobre las emociones que potencian nuestro crecimiento versa el libro de Isabel Aranda “Emociones Capacitantes”.

leer más

Autoestima y Alta Capacidad. ¿Soy mis logros?

El que nos queramos más o menos a nosotros mismos depende de varios factores, casi todos ellos de crianza y culturales. La educación del hacer (tanto haces, tanto vales) ha venido dañando la autoestima de generaciones a base de vincular nuestros logros con el merecimiento de ser amados.

El nivel de autoexigencia aumenta, y con él la necesidad de logros. Es una carrera donde la meta corre más deprisa que nosotros, donde la insatisfacción y la frustración se convierten en compañeros de viaje.

leer más

 ¿Quieres una Consulta gratuita por Skype?

 

 

 

Desde Altas Capacidades Step by Step queremos contribuir al bienestar de las personas de Alta Capacidad.

 

Si tienes un problema, cuéntanoslo, buscaremos la mejor manera de ayudarte.

 

¿Quieres simplemente mejorar? Habla con nosotros.

 

 Concierta tu cita gratuita por Skype. En 20 minutos te escuchamos, identificamos cuál es tu necesidad y te proponemos la mejor forma de ayudarte. Luego tú decides…

 

 

 

 

 

También puedes llamarnos al 619 300 826 

Muchas gracias! Pronto nos pondremos en contacto contigo para concertar la cita